El dilema de la palabra “prodigioso”

Nunca fue buen estudiante. No era vago y es bastante listo. ¿Entonces? Simplemente el colegio le aburría. ¿A quién le importa dónde está la “x”? Sin embargo, es una de las mejores personas del universo y no hay nadie que no le quiera. De hecho, daba igual lo que pasara en el colegio, porque no le afectaba en absoluto a su arrolladora personalidad: pasara lo que pasase era: un optimista nato. Recuerdo cuando era pequeña, cuando él tenía un examen y su madre le preguntaba qué tal, él contestaba siempre:

– Prodigioso. Más

Anuncios