No sé quién soy ni qué hago aquí

Oscuridad. Era lo único que alcanzaban a ver mis ojos aparentemente ausentes. Sin embargo, si prestaba la suficiente atención, podía escuchar murmullos. No recuerdo desde cuándo me atraparon allí. Simplemente, mi memoria no guarda nada fuera del lugar en el que me encuentro. No sé quién soy ni qué hago aquí.

Pasan las horas, los días, las semanas. Los murmullos son cada vez más fuertes. Quizá no sean más potentes y simplemente es que nacen nuevos. Hace tiempo que me di cuenta de que me encuentro rodeado de palabras. Multitud de ellas. No puedo escucharlas todas, quizá lleguen a un millón. Si presto atención, percibo que unas son más elaboradas que otras: algunas son frases sin sentido, pequeños balbuceos y otras son grandes pensamientos dignos de un doctorando. Más

Anuncios

Memorias de un niño viajante

“Cuánto falta”, “qué hora es”, “falta mucho” y derivados nos estaban dando dolor de cabeza. Llevábamos tan sólo dos horas de viaje y no había parado de preguntarlo.

– Isa, todavía quedan como seis horas, así que no lo vuelvas a preguntar hasta que comamos.

Por supuesto, sólo consiguió contenerse unos diez minutos antes de volver a la carga. Tratábamos de entretenerla con juegos que nos inventábamos o que le gustaban a ella. Jugamos a uno que consistía en pensar un personaje de Disney y que el resto lo adivinara. Las cincuenta primeras veces que Isabela jugó, el personaje que pensó ella fue Minnie. Al cansarnos y decirle que tenía que ser un poquito más difícil, decidió escoger a una de las jirafas que salen durante el “achigüeña” del Rey León. Por supuesto, nadie pudo adivinarlo. Más

Clasificación de personas según la fila para comulgar

Lo bueno de tener tantos hermanos es que siempre hay algo de qué hablar. Los más pequeños abren las mentes de los mayores y nos iluminan con su sabiduría. Ayer, entre risas, mi hermano de 12 años nos hizo una clasificación de personas bastante curiosa. Decía que con esa clasificación puedes saber la edad de las personas por cómo van a comulgar.

Su razonamiento es el siguiente: Más