Sobre los perfiles de LinkedIn y otros animales

Antes de nada, quiero aclarar algo: no es que me pase las horas contemplando las fotografías de los demás en LinkedIn, pero reconozco que en esta última semana he tenido que ver más perfiles de los que todas vuestras vidas juntas han visto. Esto me ha llevado a replantearme el uso de mi cuenta… ¡Ahhh! ¡¡tantas buenas ideas para una vida tan corta!! Es mi deber como bloguera compartir algunas de mis conclusiones tras un análisis exhaustivo de estos extensos spots publicitarios LinkedInnianos:

Comencemos con la foto. Es importante. Ya no se llevan esos flashazos de imágenes creadas contra la pared. No, queridos. Lo que está en la onda son sonrisas democráticas de estudio. Ni muy serios (a no ser que busques trabajo como asesino a sueldo, que everything is possible in this life) ni muy sonrientes (no querrás que piensen que eres “demasiado happy” y que andas siempre riéndote, ¿no?). Como diría el sabio que vive en mi mente creando pensamientos paralelos: “In the middle is the virtud“. Más

Anuncios