Almudena

Dejando de lado cualquier palabra triste o insegura, cada pared manchada, me doy cuenta de que todo vuelve a ser blanco. Y te encuentro tumbada en la cama, y yo, alegre pero a la vez muriéndome de dolor por dentro. Jugando contigo, a veces parecía que olvidabas dónde estabas, a veces me hacías olvidar a mí dónde estábamos. Más

Anuncios

Sobredosis

Desinfectante. Lejía. Y el mismo color blanco de siempre. El blanco es el color de la muerte. Tal vez por eso no me gustan los hospitales. Miradas perdidas, miradas tristes, miradas desesperadas, miradas enrojecidas del llanto… Andar por allí hace sentir ridículo a cualquiera. Más