Los insultos recomendados para este verano de 2014

Muchos de vosotros estaréis de vacaciones o habéis vuelto de un merecido (o no) descanso. Puesto que el verano llegó a su ecuador, no quería dejar pasar la oportunidad de hacer unas pequeñas recomendaciones. Me he dado cuenta de que todos los demás blogueros lo hacen: que si libros para el verano, películas para el verano, playas que visitar, looks de moda… Y considero que soy una persona suficientemente práctica como para aportar mi granito de arena en el asunto en algo que -seguro- encontraréis mucho más útil.

Seguro que alguna vez habéis tenido la necesidad de soltar algún insulto pero, como había niños delante, no pudisteis expresaros con toda la pasión deseada y la potencia que el momento requería. O quizá tu elegancia y finura no te permiten utilizar cierto tipo de palabras… Y yo soy de la escuela que piensa que todos deberíamos poder describirnos con un solo insulto. Bien, pues aquí traigo una lista de palabrotas que ni son palabras ni son ná. Así que se pueden usar con cualquier tipo de público. Han sido artesanalmente elaboradas por hermanos y primos, quienes han dedicado -prácticamente- toda una vida al estudio de las palabras malsonantes. Aquí os dejo un pequeño listado: Más

Anuncios

Cómo un tomate puede arruinar un domingo

Mi madre siempre quiso tener un huerto. Desde donde alcanza mi memoria, es una idea que siempre rondó por su cabeza. Lo que nadie imaginaba eran las consecuencias que traería esa tarde de domingo.

Yo seré muchas cosas, pero paciente no es una de ellas. Así que la idea de crear un huerto, plantar Dios-sabe-qué allí y tener que esperar a que crezca aquello… no. No moría de ilusión con el plan. Así que mi madre embaucó a mis tres hermanas pequeñas y las convenció para que cada una plantara su propia tomatera. Escogió una esquina de la parcela cuya tierra habría desquiciado a cualquier geólogo autorizado en la materia de “piedras donde no plantar tomates”. Con todo, eso no fue problema para iniciarse en el tema. Mis hermanas, locas por tener cualquier tipo de propiedad privada –aunque fuera un tomate–, se unieron en la labor. Más