Memorias de un niño viajante

“Cuánto falta”, “qué hora es”, “falta mucho” y derivados nos estaban dando dolor de cabeza. Llevábamos tan sólo dos horas de viaje y no había parado de preguntarlo.

– Isa, todavía quedan como seis horas, así que no lo vuelvas a preguntar hasta que comamos.

Por supuesto, sólo consiguió contenerse unos diez minutos antes de volver a la carga. Tratábamos de entretenerla con juegos que nos inventábamos o que le gustaban a ella. Jugamos a uno que consistía en pensar un personaje de Disney y que el resto lo adivinara. Las cincuenta primeras veces que Isabela jugó, el personaje que pensó ella fue Minnie. Al cansarnos y decirle que tenía que ser un poquito más difícil, decidió escoger a una de las jirafas que salen durante el “achigüeña” del Rey León. Por supuesto, nadie pudo adivinarlo. Más

Anuncios