Por qué no se debería hablar a primera hora de la mañana

– Hoy te puedo acercar a la Castellana si quieres, que no habrá mucho atasco.
– ¡Gracias, Papá! ¿A qué altura puedes dejarme?
– A la altura del suelo.
– Gracias Papi.

Anuncios