Cuando la luz remite

Un flash apuntándote a la cara te trae de vuelta a la realidad. A una confusa realidad de la que nada te resulta familiar. Otro flash.

Miras a tu alrededor en busca de algo que puedas reconocer. Estás rodeado de mucha gente que nunca has visto y que te impiden mirar la habitación donde te encuentras. Más flashes. Más

Anuncios