Cuando la luz remite

Un flash apuntándote a la cara te trae de vuelta a la realidad. A una confusa realidad de la que nada te resulta familiar. Otro flash.

Miras a tu alrededor en busca de algo que puedas reconocer. Estás rodeado de mucha gente que nunca has visto y que te impiden mirar la habitación donde te encuentras. Más flashes. Más

Anuncios

Deshojando flores

No suelo recordar lo que sueño. Tampoco lo intento, nunca tuve buena memoria. Pero ese sueño fue diferente a los demás. Quizás porque parecía mucho más real que otras veces.

Caminaba por un edificio de oficinas lleno de gente. Todo el mundo vestía con chaqueta y corbata y parecían tener más prisa que la que se podían permitir. Las mujeres se esforzaban por correr más rápido sin perder el equilibrio por aquellos tacones de alturas que podrían considerarse tortuorias. De vez en cuando me cruzaba con algún hombre que caminaba mucho más despacio que el resto, encorvado, como si el peso de sus responsabilidades le obligara a moverse de esa forma. Otros iban por el pasillo haciendo eses como quien se ha entregado a la bebida, mendigando los resquicios de su dignidad perdida. Más