Los primeros cinco sorbos de café

Me llevo el café a la boca y tomo el primer sorbo del día.

Me gusta desayunar de cara a la ventana. No suelo levantarme de buen humor, así que me entretengo mirando cómo el sol se cuela entre las ramas de la encina. Todo sería mejor si fuera como el sol: adaptable. Incluso las sombras que proyecta son bonitas.

Bebo otro sorbo de café. Más

Anuncios