Pedagogía de lo pequeño

Imaginad que alguien en vuestra casa sólo llora, come, duerme y va al baño. Seguramente todos estáis pensando en los mismos adjetivos para condecorar a semejante inútil. Ahora imaginad que esa persona es un bebé de tres meses. La cosa cambia, ¿eh? Y es que a las cosas pequeñas las aguantamos mejor. Hasta las preferimos. Más

Anuncios