Inexistente

Este verano leí un libro de Laura Gallego. Era una historia sobre los ángeles y los demonios y decía que era muy difícil distinguir un ángel de un demonio. Los ángeles eran siempre buenos, pero los demonios podían fingir ser encantadores para así poder engañarte. La única forma que había para distinguirlos era estando en el borde de un precipicio: si te tiraba por él, era un demonio, si te agarraba para que no te cayeras, un ángel.

Después de leer este libro, soñé con esa situación muchísimas veces. Pero el ángel o el demonio eran amigos míos. Pensé en la cantidad de veces que se nos presenta esa circunstancia en nuestra vida y en la que se ve quiénes son amigos y quiénes no. Más

Anuncios