Alma blanca

Sencilla, alegre y, tal vez, algo reservada. Siempre llega tarde o demasiado pronto a los sitios. No existen los horarios para ella. Desordenada aunque responsable. Vive en su mundo, protegida y querida, donde poca gente puede hacerle daño. Aunque le echen a la calle, aunque le griten sin motivo, ella sigue igual y tan distinta cada día.

Ella es como el agua, adaptable. Hace amigos allá donde va sin importarle la condición, las creencias, la ideología o el aspecto. Pero, como el agua, nunca pierde su esencia. Más

Anuncios