No me busques alas porque no las tengo

Si no tuviera ojos yo quisiera verte como ahora. Ver lo que nadie ve nunca fue mi fuerte, pero tú me ayudas. Tú llegaste a mi vida por una desgracia… No, no. Tú siempre estuviste. Estuviste al lado de todos cuando llorábamos. Pero no te veíamos. Y ha tenido que pasar esto para que te hicieras notar. Para que yo supiera que tenía a alguien como tú intercediendo por mí. Me hace feliz pero al mismo me entristece. Pero aunque no tuviera oídos, yo te seguiría oyendo como lo hago ahora. Seguiría sabiendo de ti. Y tú, como siempre, sabrías todo sobre mí. Sé que una vez fuiste tú la que tuviste miedo. Parece tonto que me haya dado, después de casi 18 años, por escribirte a ti. A ti no te parecerá raro… No te buscaré las alas porque sé que no las tienes, como tú dices.

Sencillamente, ahora te siento más cerca de lo que nunca te sentí.

Santander

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: