Escaleras

En algún lugar de Madrid existe un edificio blanco (o así era en sus inicios) y con unas largas escaleras. Tiene unos ocho pisos y unas dos o tres viviendas por planta. No es un edificio precisamente moderno. Las paredes de las escaleras están pintadas y enmohecidas por el tiempo y no es un edificio que destaque por su buen olor. Cada mañana suben y bajan esas escaleras más de una veintena de personas.

Carmen llegó al edificio y comenzó a subir las escaleras, soñadora, imaginando que al final de ellas se encontraría con la persona a la que tanto quería. Esa persona vivía en la otra punta de la ciudad y era bastante probable que él no sintiera lo mismo por ella. Pero eso no era un impedimento para que ella se ilusionara con ello.

Fernando llegó al edificio. Antes de empezar a subir refunfuñó algo sobre el trabajo y sobre lo que le pesaba el maletín. Mientras subía las escaleras se quejaba -como tantas veces- de que no había ascensor y que cuando se hiciera lo suficientemente viejo como para no poder subir tantos escalones denunciaría a quien diseñó el edificio.

Carolina llegó al edificio corriendo y subía los escalones de dos en dos. Como siempre, llegaba tarde y suponía que, como siempre, su madre estuviera esperándola enfadada. Era una joven de rutina acelerada.

Marta llegó al edificio y subía los escalones mientras pensaba que esas escaleras eran como la vida misma. No hacía falta un ascensor, tenía que subir esas escaleras sin quejarse y sin pensar en nada más que conseguir llegar a su meta.

Luis llegó al edificio. Él acababa de mudarse allí con su familia y era el niño más joven del edificio. Llegó dando saltos y subió esas escaleras que para él no existían. No pensaba en nada. No se quejaba. Iba con su felicidad sin ningún motivo para ser feliz. Simplemente lo era.

Nadie se fijó en la anciana que estaba sentada en la entrada del edificio que, como siempre, sonreía al comprobar lo diferentes que eran las personas que convivían él.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: